TEAtreves

Tu sueño, tu triunfo!

Archives 2017

Palas de Rei – Santiago (Fin de la aventura)

Última etapa del viaje con la ansiada llegada a la Plaza del Obradoiro.

Los recuerdos que tenía del otro viaje,  era que los últimos 50 km antes de llegar a Santiago eran algo pesados con los contínuos sube baja que unidos al cansancio y las ganas de llegar me provocaban una sensación extraña.

Nada más lejos de la realidad, hoy los km han ido cayendo por pistas frondosas entre arboles con olores del pastoreo mezclados con los eucaliptos que abundan por toda la ruta.

Salimos de Palas de Rei como los señores cuando el reloj marca casi las 10 de la mañana, los tres con los mismos colores y empezamos nuestra última etapa.

Sin darnos cuenta llegamos a Melide, Roman sigue en su tónica de apretar en cada repecho pero hoy ya procuramos no separarnos mucho pues la idea es entrar juntos a la Plaza del Obradoiro.

Pasado Melide, llegamos a Arzua. Varios tamos de riachuelo atravesamos y en uno de ellos aprovechamos para fotografiar el escenario.

Lo cierto es que hoy no es día de muchas fotos, queremos guardar en la memoria tantos buenos recuerdos que no dedico mucho a la cámara.

Llegando a la parte final, Jose Antonio me remarca que donde está la zona fea pues quedan 15 km y sigue siendo bello el paisaje, le corroboro que algo ha cambiado, que ciertamente se me está haciendo mucho más ameno que la otra vez y sin darnos cuenta enlazamos una bajada a 10 km que nos lleva directamente al Monte de Gozo donde ya se pueden ver los picos de la Catedral de Santiago.

Iniciamos el descenso vertiginoso por pista de asfalto y entramos en la ciudad por la zona industrial. En menos de 5 minutos ya pasamos a pisar el casco antíguo y las famosas escaleras que dan entrada a la Plaza del Obradoiro, final de nuestro viaje.

Fotos de rigor como no podría ser de otra forma y a buscar a Marc que está deleitandose comiendo con sus padres que han venido a pasar el día y acompañarlo en en viaje de vuelta.

Recolocación de las bicicletas en la furgoneta y a comer por la zona.

Roman se queda esta noche a darse un homenaje en Santiago y parte mañana con lo que aprovechamos para dejar nuestro equipaje de mano en su hotel así no hacemos esperar a Marc que ha de marchar por trabajo a Madrid.

Paseo por la zona vieja de Santiago pero ya la sensación es que nuestro siguiente objetivo ya es llegar a casa. Sensaciones extrañas pero es así. Incluso el calor que hace en Santiago me obliga a meter la cabeza en el pilón o me caigo de sueño.

Finalmente a las 19h cojemos un taxi que nos lleva al aeropuerto a Jose y a mí desde donde cerramos hoy la crónica del día.

Gracias Roman, Jose Antonio y Marc por haberme hecho pasar estos días así, por compartir esta aventura conmigo y por los buenos ratos que hemos vivido. Jamás olvidaré este viaje.

No cerraré ésta crónica sin felicitar a mi madre en el día de la madre y agradeciendo enormemente  a la persona que desde hace años me acompaña siempre, me anima y me permite disfrutar de estos momentos. Sin tí nada de ésto pasaría.

Te quiero Irene.

Triacastela – Palas de Rei

Triacastela ha sido de nuevo un acierto. El albergue Complexo Xacobeo otro éxito igual que su restaurante donde a pesar de no deleitar a Jose Antonio con postre seco a la cena, nos fuimos a descansar entre carcajadas.

Toda la noche ha estado medio lloviendo y así se escuchaba por la escotilla de la habitación.

Por la mañana desayuno de categoría y decisión conjunta de retrasar una hora la salida pues está lloviendo.

A las 10 de la mañana salimos rumbo a Palas de Rei, Jose Antonio decide salir abriendo pista pues no se encuentra muy fino de resfriado y prefiere ir tirando despacio. Roman y yo salimos juntos y a los 50 m tenemos la intersección o variante de Samos o San Xil, tal y como quedamos ayer en la cena, seguiriamos lo que marcara el track pues Jose Antonio va por delante y seguro que así ha hecho.

San Xil es la variante elegida,al contrario que si hubiera sido la variante de Samos,  justo al tomar la pista toma importancia el desnivel y la llamada de Strava es superior al subconsciente de Roman, comienza a balancear como pollo sin cabeza y jamás lo volví a ver. Que tio !!!!

A partir de ahí decido disfrutar la etapa a tope pues todo indica que la climatología va a aguntar hasta el final. Pasadas las rampas iniciales de 5 km por una estrecha pista de piedra, barro entre arboles, llegamos a Montan donde empieza el divertido y rápido descenso hasta Sarria donde tenemos 20 km ya a nuestras patas.

Precioso recorrido para disfrutar de cada metro de pista. Una vez en Sárria, vuelve  la zona rompepiernas con continuos sube-baja paralelos a riachuelos y zonas de regadío. Me traen recuerdos llegando a la zona de Barbadelo, pues en el albergue O’ Pombal fue parada en el otro viaje allá por el año 2010. Tambíen me viene a la mente que desde ahí en aquel año partiamos para la que debía ser la última etapa de aquel viaje León – Santiago en 3 días. Realmente éste está siendo más disfrutón.

Una vez ascendida la zona toca de nuevo zona técnica con alguna trialera divertida hasta llegar a Portomarín, cruzando el puente que se eleva por encima del Miño llegas a las escaleras que conducen al puente romano de entrada a la población. Subir la bici por ellas ha sido otra de las anécdotas del día. La gente desde arriba fotografiaba, lástima que no les pudiera lanzar el telefono para que me hicieran la foto. Arriba si que he pedido ayuda y ha quedado el momento guardado.

Vuelta por Portomarin y de nuevo cruzar el Miño, esta vez por otro puente, paralelo al antíguo puente romano donde empiezan otra vez unas rampas hasta Ventas de Narón y las ruinas de Castromaior.

Una vez ahí la tónica de la etapa, aldeas y más aldeas, sube y baja contínuo hasta trialear llegando a Palas de Rei, al Albergue San Marcos en la buena línea de todo el viaje, cada vez nos sorprendemos a mejor.

Jose Antonio y Roman están ya por aquí, Marc leo en el whatsapp que va a comer algo con Jose y yo paso a la ducha y al salir regresa Jose Antonio que me pone los dientes largos con un pulpo que se ha comido así que procedo.

Mañana recordar es el día de la madre y será un cúmulo de llegadas: Santiago… Barcelona…

Buen Camino.

PD. Estando deleintando el pulpo recibo mensaje del Bull, que si bien lo he dejado en la habitación me pone esto a lo que interpreto que necesita volar antes de tiempo mañana y que abandona JAJAJAJAJAJA

Cuando entro en la habitación las risas son mayúsculas pues está a pierna suelta mirando el movil y su preocupación son los oidos y el avion. Vaya un globero que le da miedo volar.

MoliIaseca – Triacastela ( TI TI RI RI TI … TI TI)

Molinaseca-Triacastela o lo que es lo mismo, después de bajar la Cruz de Ferro, sube el Cebreiro y baja a Triacastela.
82 km distan estas dos localidades que tienen en común que son los puntos bajos de las dos subidas míticas del camino de Santiago. La Cruz de Ferro y El Cebreiro, si bien puede que sean más duras otras que hemos dejado atrás, recuerdo el Perdón, cruzar los pirineos … quizás la cecanía a Santiago hacen que éstas dos seán las más escuchadas.
Después de la reparación de ayer de la bicicleta de Jose Antonio que por cierto ha ido fenomenal, cenamos y muy bien en Casa Marcos en el mismo Molinaseca y hoy al levantarnos he pensado que mejor colocar pastillas nuevas que he agradecido ya que teníamos que montar porta-bidon también a Roman.
Todo ello ha hecho que la salida se retrase 15 minutos y que de repente los pronósticos de lluvia se corroboren pues hemos salido ya con lluvia, calados en solo 5km pero al llegar a Ponferrada curiosamente nos da una tregua el tiempo y nos permite rodar sobre mojado pero sin que llueva durante bastantes km.
Hasta el km 50 de la etapa poco más a señalar, pocas fotos ya que cada vez que paramos cojemos frio pues chispea y se nota que no nos hemos secado desde que hemos salido.
Aprovechamos para sacar dinero en Villafranca del Bierzo en el km 40 y en ese momento Roman ya empieza a oler a Galiza con lo que las piernas le van solas y se va separando poco a poco. Me quedo con Jose Antonio que gracias a sus patas me lleva como un señor hasta las faldas del Cebreiro, justo en Las Herrerias. Dadas las condiciones climáticas lo mejor era no parar para no cojer frio.
Parada para avituallarnos en Las Herrerias y para arriba.
Sabía de las alternativas que hay en subir el Cebreiro, la original por donde van los caminantes, la carretera cementada y la carretera asfaltada. No tenía nada claro que alternativa tomar, lo que si que hablamos en la base del puerto es que teníamos que coronar y bajar rápido a Triacastela, nada de esperas. Por tanto que cada uno fuera a su ritmo.
En el momento de elegir, sin saber que camino tomar… TI TI RI RI TI…. TI – TI, así arrancaba carcajadas a Marco y Abril su yayo Antonio que dejó de hacerlo hace 2 años y que desde arriba los guia. Pues bien, ese TI TI RI RI TI lo he escuchado en ese cruce y lo he tenido claro, vete por el camino original, da igual que te llueva, da igual tener que bajarte de la bici por el barro, las mostas de vaca, las resbaladizas losas de piedra. Vete por el camino que el Yayo Antonio te ayudará.
Así lo he hecho y no me arrepiento para nada y estoy seguro que se sentirá orgulloso, recuerdo también como se reía cuando le contaba anecdotas. Así comienzo las primeras rampas con rayos de sol, aprovecho para inmortalizar algún momento, son impresionantes los parajes, tanto que te quedarías toda la mañana fotografiando pero lo que está claro es que hay que llegar a destino pues estoy calado de agua si bien no llueve en ese momento.
Acaba el tramo super técnico de piedras de subida justo con un rebaño de Vacas guiados por León el Perro y el pastor al que filmo con la GoPro me comenta que lo peor ya está, pero que quedan 5 km de sendero jajajaja.
Nada más llegar a la aldea de la Faba todo cambia, aprovecho para coger agua de la fuente y empiezan a caer gotitas, gotas y el diluvio. Estoy a 1100 m y he de subir a 1370 en 5 km, se que va a ser duro pero ya no hay vuelta atrás. A todo ello se le suma un viento huracanado de costado que se aprovecha de mí. Lo curioso es que ante tal caos sé que lo voy a conseguir.
Llego a la cima del Cebreiro, recuerdo del viaje que hice con mi amigo Jose Ramón (Gracias amigo, pues pensar en tantas historias que tenemos juntos me ha ayudado a pasarlo) que no puedo cantar victoria pues queda subir el Alto de San Roque y el Poio. El problema es el agua que está cayendo y no hay tiempo para pararse mucho rato así que directo al siguiente punto.
Llegado al alto de Poio, no quedan más que 12 km de pista hasta Triacastela, chispea y los excrementos de vaca abundan cada vez más así que sortear las lisas piedras más las mostas empieza a ser divertido / complicado, sin darme cuenta llego a la puerta del Complexo Xacobeo donde tenemos fin de etapa y donde está Marc sentado con la satisfacción del buen trabajo hecho también.
Esto cada día es una aventura, ya no recordamos como algo horrible la etapa del Perdón, ésta puede que por acumulación sea más épica.

Buen camino y mañana Palas de Rei.

León – Molinaseca (Cruz de Hierro)

Ayer en León tuvimos que dedicar algo de tiempo a la bici de Jose António, el rodamiento de la biela empezaba a sonar de manera fea así que aprovechamos que estábamos en León para ir de tiendas especializadas, desafortunadamente el modelo de rodamiento no lo localizamos y nada más que pudimos volver a montar engrasar y desear que permita llegar a destino, de todas formas intentaremos encontrar en las tiendas que nos vayamos cruzando.

Hoy tocaba ascender a la Cruz de Hierro, salir de León no es ningún preludio de la preciosidad de etapa que nos esperaba. Lo único destacable las cuevas donde recuerdo haber comido tortilla hace tiempo y que no puedo dejar de fotografiar. Hasta llegar a Astorga, poca cosa destacable, la salida de la capital y rectas largas donde por lo menos el viento nos ha respetado. De inicio Roman ha querido ir abriendo pista hoy más que nunca pues se acerca a su territorio y tiene cuentas pendientes en la Cruz de Hierro. Jose Antonio y yo hemos ido juntos toda la etapa.

Una vez en Astorga paramos en la tienda de bicicletas Liebana Bike donde Jose nos atiende de maravilla pero no tenemos suerte con la cazoleta, aprovechamos para aprovisionarnos de un chubasquero decente de cara a las etapas que nos quedan pues la predicción es de que no nos libraremos del agua.

Pasado Astorga el track comienza  de forma muy suave a indicar que tenemos que ascender y así vamos haciendo hasta llegar a Rabanal del Camino donde empiezan los senderos que nos llevan hasta Foncebadón y la famosa Cuz de Hierro.

Nos paramos  en el refugio, refresco y descanso en las amacas para comenzar el ascenso.

La subida es preciosa, una vez en ella, parada de rigor inmortalizada y preparados para el descenso hasta Molinaseca.

Antes de iniciar el descenso puro y duro, parada en Manjarín donde el templario sigue con su labor, lástima que tenía mucha gente y las ganas de llegar a la ducha no nos permitían esperar a ser atendidos por él.

Recodaba el otro viaje desde León de la complejidad del descenso bastante técnico pero lo cierto es que o muchos factores se han alterado, bicicleta de 29, el paso del tiempo, mejor técnica… lo cierto es que me ha parecido algo muy asumible. Jose Antonio ha sido quien ha decidido que bajaramos por donde bajan los peregrinos desechando bajar por la carretera y lo hemos pasado genial apotando el nivel de conocimiento que requería pues a pesar de que se puede bajar hay que hacerlo con mucho ojo. La suerte que hemos tenido es que no llovía aunque en ese caso hubiéramos optado por el asfalto.

En la bajada el precioso pueblo del Acebo y vuelta a los senderos que me han parecido más técnicos que la primera parte y finalmente llegada a Molinaseca donde descansamos en The Way Hotel. Perfecto recibimiento por parte de Mati «el cabrón» y ahí estaba Roman que se ha pegado  su entreno a fuego. Mati  nos ha dicho que llevaba 2 horas ya en Molinaseca, tremendoooooo.

Dado que estamos a 5 km excasos de Ponferrada intentamos pasarnos por la población por si hay suerte y reparar las bielas de Jose Antonio y parece que algo hemos hecho. Hemos dado con Fran  de Pedales Bicis que se ha desvivido por darnos una solución y si bien no tenía el rodamiento si que ha intentado todo para poder salir mañana metiendo bolas en él a hostias como ha dicho Iñaki el representante de Enduro. Un crack Fran y su tienda Scott totalmente recomendable. Menuda Spark SL tenía en el escaparate.

Bueno pues mañana etapa similar a ésta pero con el Cebreiro, más duro sobre el papel pero lo peor son las predicciones…

Buen Camino

 

Lédigos – León

2 noches atrás cenando y con alguna cerveza presente en la mesa, mis compañeros me instigaron a modificar la aventura  uniendo estas dos etapas, la de ayer y ésta de hoy para de esa forma poder pasar un día entero en destino Santiago a lo que en modo Rottenmeier / P. Sánchez les dije NO es NO.

Hoy después de hacer la etapa Lédigos León, con 72 km planos, con el único amigo en contra que ha sido el viento y llegada a destino a las 13h con las paradas necesarias, creo que me dan la razón que ha sido buena idea para poder afrontar descansados lo que nos queda. Por lo menos así lo siento yo y he podido percibir.

Salíamos tranquilos sin agobios de Lédigos, en el Albergue La Morena, habiendo sido una noche dura más para unos que para otros que tras el partido de futbol se quedaron a ayudar a fregar en el bar.

Por delante 72 km que de inicio salimos viendo que el tiempo nos da una tregua de las buenas con un sol radiante, desde luego de los mejores aciertos en este viaje disponer de las gafas nuevas. Apetece salir de corto los tres con los mismos colores.

Paramos en alguna fuente pues Roman el día anterior va sin bidón por rotura del portabidon aprovechando para inmortalizar la escena.

Pasada la mitad de la etapa, un pequeño percance entre la maneta del freno y el bloqueo de amortiguación hace que nos tengamos que detener a revisar la bici y reemprender marcha en poco tiempo.

La etapa de hoy no vemos grandes cosas destacables para recordar, llegando a Mansilla de las Mulas a 18 km de León donde aprovechamos para tomar un refresco y nos encontramos con la cuadrilla de Argentinos de ayer con quien nos citamos esta noche para explicar batallas por el barrio Húmedo de León.

Sin apenas despeinarnos, acabamos la etapa antes de las 13 h en el Hotel Alda Casco Antíguo justo al lado de la majestuosa catedral de León donde como cada día nos espera Marc después de haber hecho su entreno para visitar la zona. 

Recepción en el hotel, ducha y visita al casco antiguo, avant-match de lo que será esta noche.

Si no hay problemas mañana escribimos desde Molinaseca con la Cruz de Ferro en nuestras piernas.

Visión aérea de la etapa aquí: https://www.relive.cc/view/968895022

PD: Gracias Marco por tu esfuerzo el día de hoy, me haces feliz cuando hablo contigo y veo que todo ha ido bien. Abril espero que estés disfrutando en las colonias.

Tardajos – Lédigos

Cuarta etapa del camino a Santiago más el prólogo del primer día de Saint Jean.  Según el track poco iba a faltar para pasar la barrera de los 100 km y así ha sido. Finalizamos la etapa con 98 km recorridos entre Tardajos y Lédigos o lo que es lo mismo desde el Albergue La Fábrica y el Albergue La Morena, lugar realmente con encanto, acogedor y menú de categoría. Recomendable para futuras visitas a la zona o futuros peregrinos.

Entre medias de estas dos localidades, míticos pueblos nos tocaría pasar mientras dejamos la provincia de Burgos para entrar en la de Palencia. Todas ellas con ligera tendencia a subir pero que se hacen a ritmo ligero, tal es el ritmo que la GoPro salta por los aires en una recta con lo que queda GAME OVER  su carcasa. A partir de ese momento las grabaciones las haremos a mano.

Hornillos del Camino, Hontanas y finalmente Castrojeriz donde tras pasear por sus calles y su iglesia nos enfrentamos a las rampas de Mostelares,  la única dificultad de desnivel que tiene la etapa, se trata de 2 km con rampas al 15 por ciento que permiten unas buenas vistas una vez coronada la cima. Tras la cima el merecido descenso súper rápido donde hay que agarrar bien fuerte el manillar.

Una vez acabada la bajada vuelven las rectas y las llanuras paralelas al canal de Castilla que nos lleva a Frómista. Realmente agradable de rodar por ahí. El tiempo nos acompaña y se agradece.

Una vez atravesado el Canal de Castilla en la localidad de Frómista, la etapa se luce de la fama que le precede a esta zona,  monótona. Llega un momento que las listas de reproducción de Spotify ya son igual de monótonas, suerte de mi amigo Miguel Angel Román al que le robo una de sus listas y me entretiene hasta meta.

Merecidas paradas en las poblaciones  hasta llegar a Carrión de los Condes  ya en la provincia de Palencia. Parada obligada en el Monasterio de San Zoilo y algún puente digno de fotografiar.

Pasado Carrión de los Condes  solo quedan 30 km hasta el destino que realizo junto a unos peregrinos Argentinos que también van en bicicleta desde SJPDP y a quienes el granizo del otro día les enganchó en la bajada del Perdón y de noche ….

No acabaremos la crónica sin mencionar que todo esto no sería posible sin el apoyo de Irene que se queda en Arenys pilotando la nave y adiestrando a Marco y Abril en el día a día para que yo pueda disfrutar de esto que tanto me gusta. También no quiero acabar sin desear a Abril que se lo pase súper pues mañana marcha de colonias con su colegio hasta el Viernes y no podrá leer las crónicas de su papi como hace cada día. A Marco le he dicho que se esfuerce en no hacer rabiar tanto a las chicas, veremos el caso que hace.

Mañana etapa tranquila como la de hoy con menos km con llegada a León, coincide con el aniversario de Marc Guardiola nuestro buen amigo chófer y donde Roman nos quiere enseñar el casco antíguo.  Toda la etapa de mañana será preparatoria para el tramo final con las etapas de la Cruz de Hierro y El Cebreiro así como las Corredoiras de la última etapa que nos lleve a Santiago.

Buen camino.

Santo Domingo de la Calzada – Tardajos

Dicen que después de la tormenta siempre llega la calma. Pues efectivamente así ha sido.

Lástima que el viento no ha dado tregua y hemos luchado contra de él pero con un sol radiante toda la etapa. Eso sí, salíamos de Santo Domingo a cero grados, ni frío ni calor que dicen algunos y de ahí que Jose Antonio se haya aventurado a salir de corto.

Lo primero que he tenido que hacer es lavar la bicicleta que ayer al llegar lloviendo no tuve ni ganas de pasar más tiempo al lado suyo.

Lavadero de Santo Domingo e iniciamos etapa con destino en Tardajos. Según el track nos separan 85 km y pinta bien la cosa.

Un desnivel de cerca de 1000 m no nos ha de asustar a pesar de que de inicio no deja de subir, con viento en contra y bajas temperaturas. Conversaciones agradables en los 20 km con Roman y Jose Antonio nos llevan a las faldas de la Pedraja, puerto del día.

Roman escucha a algún peregrino que dice que arriba de la Pedraja reparten caramelos y sale disparado para ver si llega antes con lo que se pierde el secreto mejor guardado que Jose Antonio tiene de la zona. Una panadería que en sus viajes siempre le quedaba en el Debe y que la tenía entre ceja y ceja. No podía ser de otra forma y ahí hemos parado. Roman iba escapado con permiso por delante.

Pastas de la zona de la panaderia de Vilafranca de los Montes de Oca y partimos directos a la cima de la Pedraja.

Justo al salir en la primera rampa una grata sorpresa me llevo al ver a Eduardo, quien cubre la zona de Logroño de la empresa Jacotrans de transporte de equipajes. No podíamos dejar pasar una foto de recuerdo con él y su furgoneta pues este viaje se forjó en sus inicios con sus servicios contratados así como consejos. Más tarde al brindarse nuestro amigo Marc Guardiola a hacer de apoyo tuvimos que cancelarlo pero sin duda unas personas y una empresa muy a tener en cuenta para futuros viajes.

Los primeros metros de la Pedraja algo técnicos y con bastante circulación de peregrinos nos hace poner pie a tierra para volver a subirnos en el momento que se ensancha la pista. Llegando a la cima se pueden ver las montañas vecinas con las nieves caídas seguramente en el día de ayer.

Una vez coronado, tenemos la mitad de etapa en el bolsillo, además de toda la ascensión del día a excepción de una pequeña tachuela justo antes de iniciar el descenso hasta Burgos. Llegamos a Burgos donde no luce el camino su acceso ante la majestuosidad de su catedral. Pero una vez en ella te olvidas de todo.

Seguimos el track hasta destino con alguna variante provocada por obras de las carreteras de la zona y finalmente llegamos a Tardajos donde nos quedamos gratamente sorprendidos por el sitio escogido. Albergue La Fábrica. Categoría TOP.  Apuntado para futuros viajes dirección Galicia.

Seguimos mañana desde Lédigos… Buen camino

Estella – Santo Domingo de la Calzada

Todos los augurios prometían etapa mucho más agradable y cómoda que la anterior pero finalmente no se han cumplido 100%,

La mañana no prometía muy bien pues nada mas empezar una mala ingesta de una vitamina hace que retrase la salida a mis compañeros que además han de ir a desayunar por lo que decido una vez montado en la bicicleta, que vayan ellos a desayunar que yo quiero empezar a rodar y ya me alcanzarán.

Nada mas empezar, las típicas bodegas de Irache donde mana el vino de la pared y sale por la fuente. Parada obligatoria.

Sigo pedaleando y disfrutando de una etapa como bien nos habían dicho, plácida y muy divertida con sube-bajas constante. La música me ayuda a devorar km a la espera de que mis compañeros aparezcan como lobos por detrás.

Una breve aparición de la lluvia pasada la población de Los Arcos no nos hace imaginar lo que nos esperaba.

Llegada a Logroño, paseo por las calles y parada obligatoria en el pantano. Precioso lugar.

Llego a Navarrete y pasada la población me alcanza Roman que me alerta de que Jose Antonio le apetece una Coke con lo que damos media vuelta y hacemos parada en Navarrete.

A partir de ahí todo va a cambiar. Llevamos 60 km y la etapa la finiquitamos con 95. Parece que tenemos ganada la cena, una ligera tachuela nos espera antes de llegar a Santo Domingo de la Calzada y cuatro largas rectas sin desnivel alguno.

El elemento acuoso, el granizo, el viento y el frío aparecen como las flechas amarillas que surgen en cada esquina.

A duras penas conseguimos llegar a Ventosa pero una vez allí aprovechamos un túnel para refugiarnos y sacar artilugios varios que nos ayuden los 25 km que nos restan. Se agradecen los plásticos de port aventura pero llegamos a Nájera y en una plaza de mercaderes, lloviendo a mares, gafas mojadas, garmin mojado que dificultaba de todas todas poder navegar ni saber por donde íbamos, en un cruce me equivoco y ante el grito de mis compañeros, pensando que con dar media vuelta ya estaba ZAS !!!! Aparece el hombre del saco por detrás, me engancha por la espalda y no me da tiempo nada más que a sacar los pies de las calas y ver que el saco se ha enrollado en la rueda trasera, piñones, freno de disco, etc… La primera sensación era que los cascos del telefono se habían enrollado y de ahí pensar que me estirara algo.

Mi silbido y grito lamentablemente no lo escuchan mis compañeros con lo que paro como puedo, desmonto rueda y consigo arrancar literalmente a trocitos de plástico de la transmisión.

A partir de ahí, todo mal, la lluvia me cala la ropa y la tachuela que parecía que iba a ser de risa es infernal con granizo, frío y un viento que no dejaba rodar a más de 8 km/h.

Finalmente el santo se apiada de mí y me permite hacer la última ascensión a 5 de meta sin lluvia pero me deja de aliado al viento que amablemente lo acompaño de frente hasta Santo Domingo.

Por tanto una etapa que recordaremos con disfrute los primeros 60 km y sufrimento peregrino total los 35 restantes.

Mañana más. Escribiremos desde Tardajos.

PD: la aventura es genial !!!!!

 

Segunda etapa Espinal – Estella

Segunda etapa la que hemos realizado hoy entre Espinal y Estella.

Un total de 88 km ha sido la distancia que separa estas dos localidades y que tras colocar las cosas en la furgo, allá por las 9 de la mañana nos hemos puesto a pedalear.

El reloj marcaba un grado centígrado pero el día amanecía muy claro en Espinal.

Nada más salir, rampas del 15 % para despertarnos de la juerga de anoche.

Tras pocos km llegamos a la localidad de Erro donde iniciamos un precioso descenso hasta Zubiri por frondosos bosques y cruzando riachuelos refrescando los pies en cada uno de ellos.

Llegamos a Zubiri y atravesamos su puente para tomar un café en el Café del Camino donde charlamos con las propietarias gratamente el tiempo que tardábamos en tomar el tentempié. Muy recomendable hacer parada en el Café del peregrino.

Seguimos ruta dirección Pamplona a la que llegamos tras alguna zona complicada de escaleras ascensoras que nos obliga a poner pie en tierra.

Llegados a Pamplona, parecía que estuvieran en fiesta. Y es que al ser sábado, se nota que la gente aprovecha el fantástico día para recorrer sus calles. El recorrido o camino de Santiago recorre las típicas calles que recuerdan los encierros de San Fermín.

Tras abandonar Pamplona nos queda la subida del día, El Perdón, como el día anterior nos asustan un poco pero realmente se trata de un puerto de 6 km con pendientes tendidas que acompañadas a las vistas de campos de trigo se hacen super amenos.

Una vez arriba, nos jugamos el bigote en un descenso por escaleras que más de un peregrino se lleva las manos a la cabeza.

Finalmente Coca Cola en Puente la Reina y última tachuela antes de bajar a Estella donde nos sorprende gratamente el acceso al pueblo.

Agogida, ducha y preparados para ir a visitar el pueblo de Estella, con el pie en el acelerador levantado un poco más que la noche anterior que el entusiasmo de la aventura hizo que se fuera algo de las manos.

Primera etapa, diversión y disfrute desde Saint Jean

Empieza la aventura,.

La primera etapa la marcamos sobre la marcha allá por el mes de enero decidiendo hacerla desde Saint Jean Pied de Port, una población francesa al otro lado de los pirineos, lugar elegido por muchos de los peregrinos que quieren empezar su aventura.

La citada población tiene sus dificultades para acceder y que nos complica los prolegómenos, pero que con la ayuda de Marc Guardiola se solucionan pues se brinda a participar del proyecto y nos lleva con su coche hasta el inicio.

Llegado el día de partir, Jose Antonio marca los ritmos y decide que a las 5.30 AM saldrán de Badalona, a las 6 y poco estarán en Arenys y si todo sigue su curso a las 7 podríamos partir de Cerdanyola donde recogeriamos a Roman para ir directos a Aurizberri – Espinal. Una vez allí dejar los bártulos y partir de nuevo 31 km hasta Saint Jean Pied y empezar la etapa prólogo.

Esta etapa consta de 31 km, y 1450 m de desnivel acumulado, la emeroteca nos asusta con menciones de 4-5 e incluso 6 horas en bicicletas lo cuan nos hace ser precavidos y cautos.

Tal como tenemos previsto todo en regla, llegamos a las 12.30 h a Aurizberri Espinal para dejar las maletas y después de algún imprevisto como que no haya nadie en el hospedaje, finalmente Ana nos atiende como esperábamos indicándonos los servicios contratados.

Una vez instalados y cambiados de ciclistas nos volvemos a montar en la Nissan NV200 y nos vamos hasta SJPDP para empezar la etapa pasadas las 14 h.

Nos espera la que hemos leído como la más dura de las etapas del camino, con rampas del 28 %.

Rápidamente nos damos cuenta que no es broma pues si bien las primeras rampas son asfaltadas el desnivel empieza a hacer mella en nuestro cuerpo que sin comer y con unas horas de viaje se ven afectados.

El paisaje espectacular y agradeciendo la idea de muchos de empezar nuestra aventura desde este punto no paramos de pedelear. Nada más empezar en el Km 4 vemos que la cosa se pone fea con rampas realmente duras y por sorpresa nuestra no vemos nada más que piedras que parecen haber sido puestas para la ocasión.

Sin darnos cuenta a pesar de las rampas, nos vemos que en menos de 10 km estamos a 1000 m de desnivel habiendo partido de 100 de Saint Jean.

Un disfrute continuo de paisajes y vistas a nuestro alredor. Fotos y más fotos, videos y saludos a peregrinos que nos vamos encontrando.

Llegamos al nivel de 1450 m de altitud y sorpresa la nuestra que todo parece indicar que ya no nos queda más que bajar hasta Roncesvalles y seguir hasta Aurizberri Espinal donde nos espera una merecida ducha.

La bajada es increiblemente disfrutona, con cabeza pues es el primer día de ruta, bajamos alertando peregrinos al grito de: Coca-Cola…  Fanta-Lemon … Loli Loli… pues los timbres brillan por su ausencia.

Jose Antonio y Roman se aventuran a mojar a una pareja de Japoneses que estan intentando pescar sushi en un riachuelo llegando a Roncesvalles pasando por medio del rio.

Finalmente 2 h y 33 m llegamos a destino, ducha, pago de servicios a Ana y a por unos Pincho-Potes al pueblo que bien nos hemos ganado.

Una vez deleitados los pincho-potes acompañados de unas cañas fresquitas nos vamos a cenar.

Llegadas las 23 h nos recogemos y descansamos para el día siguiente que toca intentar llegar a Estalla.

 

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.