5ª ETAPA, ERG CHEBBI-MERZOUGA, 102 KMS.

Etapa Garmin como así denominan a la etapa pura de dunas, donde hay una zona

que deberemos interpretar el navegador dado que no está flechada la ruta. Unos fallos en la colocación de los CP hace que nos perdamos muchos de nosotros tengamos que dar algunas vueltas para llegar hasta el dichoso CP.

Nada más iniciar la etapa en el mismo desierto de Erg Chebbi, se sale muy rápido, todos en la misma dirección pero con ideas cambiadas de como afrontar esas dunas sin señalizar. Los constantes bancos de arena que vamos sorteando hacen que en una montonera vuelva a tocar suelo, recordando lo que es el dolor en las piernas y abriendo cicatrices que parecían ir cerrando de la primera etapa.

Tomo iniciativas de seguir un rumbo totalmente equivocado que me hace llegar al CP1 de los últimos, curiosamente en la aplicación de Strava (Flybys) soy de los últimos en pasar por el CP1.

Al llegar a el dichoso CP1, escondido debajo de una duna, me descalzo y a diferencia del año anterior que nos pusimos escarpines para proteger de la arena, este año he ido a la brava sin ninguna protección pues pensé que no eran necesarios. Desgraciadamente todo lo contrario, los pies llenos de arena, los cierres de las zapatillas no funcionan y no puedo apretarlos con lo que inicio por terreno ya más duro sin poder pedalear cómodo al llevar las zapatillas sueltas. Empiezo a remontar posiciones hasta que no puedo más y he de pedir ayuda para que me dejen unas bridas con las que poder apretar las Spiuk. Una vez apretadas tengo el infortunio de haberlos apretado demasiado y al ser bridas Unex no puedo más que volver a parar para poner otras.

Coincido en la mitad de la etapa con Albert y dos compañeros de Republik con los que llegamos hasta el último avituallamiento, justo antes de la EH en un descuido vuelvo a tocar suelo en una recta, caída tonta pero que me hago bastante daño en una muñeca.

El llegar al CP4 se hace a través de surcos y bancos de arena, está mal señalizado y damos vueltas hasta conseguirlo.

El final lo hacemos en una interminable recta que nos lleva hasta Merzuga que parece no acabar. Suerte de dos compañeros que entre los 3 vamos dándonos relevos para alcanzar la meta.

En meta me encuentro con Manel quien me confiesa que hoy si que la carrera ha podido con él.

 

 

Al llegar al campamento, pasadas las 20 h parece ser que se ha perdido un compañero colombiano con aparece finalmente pasadas las 2 h

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.