10 noviembre 2013

La música sigue sonando, hoy Manuel tenía preparada la salida desde hacía días, se trataba de llegar a Tossa de Mar, parada técnica y volver.

La noche de antes, una vez teníamos conocimiento de la ruta, decide que aquellos que partimos de Arenys, como penalización por partir más cerca del destino, debíamos salir en busca del TEAM AYALA que venía calentito desde Alella como siempre.

Así hemos hecho, a la hora prevista Ivan y yo hemos salido dirección Mataró para ver donde nos cruzábamos con los compañeros.

Ha sido justo antes de llegar a Mataró donde después de 6 km de rodar contra un fuerte viento, hemos visto la marea azul que venía a buen ritmo. Cambio de sentido e incorporación al grupo que para no perder la costumbre ha empezado su “marcheta” con relevos.

Hemos empezado andar dirección Tossa y pasado Arenys, se nos han incorporado dos integrantes, uno de ellos colaborador y haciendo caso al Jefe, el otro en cambio ha lanzado un ataque en el primer relevo que le tocaba dar. En ese momento Manuel ha clamado al cielo pues veía que no era nuestro entreno. Al pobre se le ha dejado madurar toda la subida de Calella donde el ritmo del Team lo ha devorado y dejado ya sin posibilidad de acople. En cambio el otro integrante, nos ha acompañado muy bien hasta Tordera

Pasado Pineda, novedad: Manuel manda a todo el rebaño, poner piñón pequeño y plato grande, para trabajar ARRASTRE. Como si algunos no fuéramos arrastraos ya desde el principio. Pues eso, apretando piernas hasta Malgrat de Mar

Blanes, Lloret y se han acabado las hostilidades. Una nueva variante introducida por Manuel, nos manda subir el puerto de Tossa de pie sin poder sentarnos. Madre mía que dolor de piernassssss. Menos mal que la parte positiva es que el ritmo alto hace que el sufrimiento sea en menor tiempo, hemos llegado en un momento al mirador de Tossa, desde ahí planeo y bajada vertiginosa hasta Tossa, en la vida había visto un 78 km/h en una bicicleta, más que en la televisión. Que manera de bajar !!!!

Llegamos a Tossa como si no hubieran ido nunca, 42 km en una hora y cuarto con el puerto por medio. Cosa inimaginable para nosotros hace menos de un mes.

Parada en una terraza, risas y comentarios… Vuelta para casa que se ha de decir que menos mal que se ha respetado al prójimo con un ritmo más de los mortales aunque cuando alguno lanzaba su portaaviones, volvían los recuerdos de la fatiga de la ida.

Al final 95 km más a la saca y buenas sensaciones, gracias a los productos Isostar, tanto en la salida como en la recuperación. De ahí que se merece la foto del día.

También os dejo el link donde se puede ver la ruta y ritmo que hemos llevado.

Recomendamos clickar en la parte superior de la pantalla para pasar a sistema métrico.

http://connect.garmin.com/activity/402260636