León – Ponferrada, 105 km separan las dos ciudades de la misma provincia y entre medio Astorga que divide la etapa en dos partes bien distintas.

Catedral de León

Partíamos del hotel tras unas risas con la recepcionista y una vez desayunado nos ataviábamos de ropa pues si bien el sol está presente, la sensación térmica es baja por culpa del viento.


En León no te escapas de tapa ni con un cortado

Como viene siendo habitual a las 9:00 AM arrancábamos habiendo despedido las maletas y al chofer de Jacotrans.

Coinciden más o menos las primeras pedaladas en todas estas ciudades, entre semáforos y pasos de cebra y no es hasta el Km 5 que encaramos la etapa directos a Ponferrada. En medio en el Km 50 Astorga, totalmente llano ligeramente ascendente pero a partir de ahí ascenso mucho más pronunciado para coronar en la Cruz de Hierro.

Perfil León – Ponferrada

Las interminables rectas de los primeros 50 km las hacemos rápido pero el viento y sensación de frío hace que nos detengamos antes de Astorga para hacer una pausa.

San Justo de la Vega

En mi caso, la decisión de ayer no hacer la etapa, es posible que haya influido en que las piernas no respondían como me hubiera gustado pues era terreno muy fácil pero las sensaciones de rampa ya no han desaparecido en todo el día.

Llegamos así a Astorga, ciudad que se accede por el puente metálico que cruza las vías de tren.

A partir de ahí, se ha acabado la fiesta, rectas aburridas para despedir Castilla y León en continua subida y con un viento de cara que nos ponía las cosas feas.

Así hemos llegado a Rabanal del Camino donde empieza la subida a la Cruz de Hierro, no es gran escollo pero el acumulo de km de estos días hace que le tengas respeto. Entre que subiremos a 1500m de altura y el viento que hace nos vamos haciendo idea que arriba no estaremos para chistes.


Realmente ya nos damos cuenta que el camino toma otro color, mañana entraremos en Galicia y el paisaje ya no es tan árido.

Por fin coronamos la ansiada Cruz de Hierro. Estamos a 25 km de vertiginoso descenso hasta Molinaseca donde paramos en 2017 pero en esta ocasión seguimos hasta Ponferrada.

Mientras me hacía esta foto en la Cruz de Hierro estaba pensando en una persona muy importante para mi y que me animó hace ya muchos años a esto del pedaleo, él me enseño muchas cosas y hoy todavía me rio con él. Míguelón, quiero una foto contigo en la Cruz, vete preparando.

Mañana etapa de 100 km también desde Ponferrada hasta Sarria. El temido Cebreiro nos espera y para ello, esta noche nos deleitaremos con sushi que nos apetece.

Hasta mañana

JC