Amanece el día en Arenys y todo sigue según lo previsto. Tras toda la noche conduciendo el Volvo, sin problemas ha llegado a las 8 AM el Bull a descargar en HP, una vez finalizada la tarea de descarga me ha recogido y hemos bajado al Metro para ir a Sants donde nos esperaba Roman.

Aprovechamos para hacer un café y a la cola de la entrada al Alvia.

El viaje en tren lo hemos amenizado con risas y sin darnos cuenta a las 16.10 bajábamos del tren según lo previsto.

Hemos ayudado a Roman a montar la bicicleta y nosotros nos hemos montado en el Bus que nos ha llevado a 100 m de nuestro hospedaje.

Llegamos al apartamento y José exige un tiempo muerto de una hora antes de ir a Nacex para buscar las bicicletas.

Después de alojarnos, bajamos a la calle donde paseamos por el centro inaugurando nuestra aventura.


Pinchando por Pamplona

Tras varios sitios tomando refresquitos, acabamos cenando un poco.

Se le van los ojos