Tineo – Berducedo: Estáis de andar???

Estáis de andar??? 

Con esa frase nos sorprendía el camarero autóctono mientras merendábamos y cargábamos el track ayer en Tineo cuando le comentábamos que hoy queríamos ir a Berducedo por la variante Hospitales.

Ante tal expresión, la cara del Bull era un poema, no acababa de pillar la frase de: Estáis de andar, el camarero no paraba de preguntar si nosotros estábamos de andar en bici o no y que entendía que aquí venían muchos ciclistas pero que no estaban de andar y … lo pasaban mal si optaban por la variante Hospitales porque no estaban de andar …

La madre que parió al camarero, seguro que se ha reído tarde y noche de nosotros pues tela telita la decisión.

Se trata de una etapa con 2 posibilidades, la primera mucho más ciclable por Pola de Allande ascendiendo el puerto del Palo por asfalto y sus 12 km de constante pendiente. Esta variante ya la tomamos en el 2018 obligados por las inclemencias del tiempo pues la segunda por Hospitales va desde la Población de Borres hasta el pico del Palo, es la opción que toman los peregrinos, la que no suelen tomar los bicigrinos y hemos entendido las razones.

A pesar de ello creo que los 4 estamos satisfechos de la elección, ha sido espectacular las vistas y el paisaje todo gracias a que el tiempo nos ha acompañado en cuanto a frío y lluvia peeeerooooo la fuerza del viento nos ha hecho dudar de nuestra integridad en un momento, según servicio de armet las rachas de viento arriba han superado los 120 km / h, intentar grabar el momento con el teléfono  en la mano y la bicicleta en la otra era imposible a pesar de estar parados.

Pues bien, tras decidir la variante de Hospitales nos hemos aproximado a las primeras rampas en Borres por asfalto con alguna tachuela importante y sus rampas del 15%, al dejar el asfalto cementero han empezado las rampas de piedra suelta de cantos afilados imposibles de mantener la verticalidad si no dispones de fuerza de sobra para ello, el único capaz de intentarlo Don Adrà y su Focus pero lamentablemente ha tenido la mala suerte de pinchar con la consecuente parada para cambiar cámara.  Por suerte es ducto en el tema y lo ha hecho rápido. 

Hemos seguido la pista o sendero con las paradas correspondientes al cada vez que la pendiente, el barro, agua o piedras nos obligaban.

El tiempo iba pasando pero los km parecían que no, realmente la etapa eran 45 km por esta variante y la zona de aproximación a la cima del Palo eran solo desde el km 15 al 30.

Por suerte el paisaje y el clima a excepción del viento nos dejaba poder inmortalizar esos momentos que como dice el Bull: Yo aquí no vuelvo.

Apostillaba diciendo que el cabron del camarero ya lo avisaba ayer, ESTÁIS DE ANDAR… porque hoy vais a hinchar de andar con la bici a cuestas.

Faltaban 2 km para acabar la ascensión del puerto de la Marta que conecta con el Palo cuando Miguel Ángel nota que su rueda trasera dice basta… pierde totalmente el aire y destalona, nos queda la bajada de 18 km hasta Berducedo y ahí no hay nada. Pararse ahí con el viento que hace y el frío tras la pausa es mortal, intentamos buscar un sitio de cobijo a resguardo del aire y que Miguel Ángel se aproxime andando para tras reparar con un parche la cámara de Adrià, intentar meterla en la 27.5 de MA.

Todo y que lo hacemos rápido, las fuerzas, los isquios y los cuádriceps nos da la risa ante cualquier intento de cojer todo aquello que esté en el suelo. Los 4 estamos para regalar. Y además estamos congelándonos a sabiendas de que falta la bajada del Palo.

Felizmente reparamos la rueda y seguimos ruta que consiste en descender el Palo y 5 km de asfalto en ascenso. Las ganas de llegar a destino y el saber que la batería de la Focus no se la acaba hoy hacen que Adri me enganche por la espalda y volemos hasta la Casa de Araceli donde Araceli nos deleita con Sopa, Cocido y Ternera.

Espectacular sitio elegido para pernoctar hoy, de hecho mucho me temo que Berducedo y la visita turística al municipio va por el aire porque… No estamos ni Pandar ni de andar …

Mañana etapa curiosa también hasta Fonsagrada, con las legañas casi nos acercaremos al abismo del descenso al embalse de Grandas de Salime para luego comenzar ascensión constante al Acebo y bajar a destino.

Mañana seguimos