Tumbado en la habitación, después de tomar el recuperador natural de la zona, me pongo a intentar describir lo de hoy y lo cierto es que me da la sensación de que me repito con adjetivos pero es que hoy ha sido totalmente diferente a los días anteriores.

Creo y me arriesgo a decir que hemos hecho la etapa más dura de esta aventura 2018. El Camino Primitivo es diferente, mi opinión es que es EL CAMINO.

Ayer a pesar de la lluvia, quitando los 12 km de asfalto que decidimos hacer para avanzar dado que llovía de forma seria, ya nos quedamos locos con el cambio de zona después de la variante de la costa. La noche en Tineo fue… de locos, sidrería primero y para rematar un bareto que no parecía nada del otro mundo y nos demostraron que estábamos equivocados. Que manera de comer.

Mencion especial ha de tener el Palacio de Meras y sus instalaciones dignas de un Parador. Hoy a las 9.30 arrancábamos sin prisa dirección a Grandas de Salime. El track marcaba 62,4 km que a priori no asustan pero los más de 2200 m de desnivel nos hacen ir precavidos.

Rapidamente iniciamos un ascenso para ir tomando calor. No llueve pero el termómetro marca cifras por debajo del 7.  Las sensaciones de frío desaparecen llegando al alto de Piedratecha, comienza el festival, senderos jabonosos por doquier, km y km de pistas que descienden a un bosque que según dicen hay osos. Llegamos a Villaluz.

Según el perfil estamos en el pleno valle y como es natural vamos llameando bastante rato acompañados a ambos lados de montañas.

De repente en un cruce, la flecha amarilla. Roman va delante y al grito de se puede pasar, atraviesa semejante barrizal de 100 m. Le gritamos desde el otro lado para que nos advierta de la situación pero no nos escucha. Estudiamos el GPS y vemos que hay una alternativa además indicada como camino con sus correspondientes flechas además vemos que se cruza con el track por donde Roman ha tirado. Tomamos la variante 2 y a los 5 minutos nos llama Roman indicando lo impracticable del terreno, el problema es que ha de decidir seguir o volver atrás.

Solo él sabrá que ha hecho pero hemos avanzado nosotros a marcha lenta para esperarlo, incluso hemos parado a revisar mecánica por hacer tiempo y de repente nos dice que está delante nuestro.

Avanzamos al encuentro pero el punto donde se encuentra nos hace que tengamos que tomar otra alternativa: ir por Pola de Allande.

Desconocemos totalmente que significa esa decisión pero aparentemente pinta bien incluso parece que salvamos un pico de los guapos y parece que acortamos distancia.

Llegamos a Pola de Allande y hacemos pausa café. La camarera está riendo todavía cuando le contamos nuestra decisión y le decimos que hemos triunfado. Asiente con la cabeza pero nos habla del alto de Palo que no teníamos conocimiento alguno.

12 km de ascensión 1 h pedaleando el puerto que a la postre serán los 12 km de más que hemos tenido que hacer.

Independientemente de el incremento hemos de decir que ha sido una gozada de ascensión, se trata de 12 km a constante subida al 10% por un puerto pelado y que disfrutas desde abajo viendo las curvas por donde vas a ir ascendiendo.

Lleganos arriba y volvemos a enlazar el track original, ahí nos damos cuenta del incremento de km de la etapa, nos quedan 36 km hasta Grandas.

A tumba abierta descendemos el Palo para pasar de 1200 m de altura a 600. A priori parece que ya tenemos todo hecho, queda descender al embalse y subir los 6 km a Grandas pero hay trampas. Por dos veces el terreno nos manda subir de nuevo a 1000 m y bajar a 700, la segunda de ellas para el alto de los Toucedos no había manera de subir de 5 km/h las rampas habituales del 25% vuelven a estar presentes, tanto es así que comenzamos a sentir que es la etapa más dura y estamos a 25 km de llegar. Incluso el cuerpo duda de bajar al embalse por pista sencilla en vez de seguir el track.

Menos mal que entre los 3 haciendo caso un lugareño que a 100m nos gritaba: Por aquiiiiii, hemos tomado la decisión de bajar el sendero más divertido, alicinante y precioso que he hecho nunca.

Este nos ha llevado al embalse y nos ha dejado a las faldas de Grandas con 6 km de nuevo al 10%. Estamos justos de fuerzas y cada uno toma su ritmo hasta la Pensión Occidente, en este pueblo no tenemos oportunidad de seguir el nivel de hospedaje  hasta ahora pero no hay queja.

Maletas, ducha y a recuperar que mañana vamos para Lugo.

A la cena creo que no le va a faltar el primer pulpo del camino 2018.